Nacida y crecida en Bilbao, siempre anduve con una cámara pegada al lomo

En mi ignorancia pensé que todo el mundo iba siempre con una cámara a cuestas. Que era lo «normal».
Por eso, de chavala, cuando tuve que elegir carrera, más perdida que convencida, me incliné por Pedagogía Terapéutica. Aquí desarrollé mi carrera profesional y, en realidad, fui bastante feliz. Estar rodeada de personas siempre me ha gustado.

De un tiempo a esta parte he iniciado mi camino en solitario. Solas mi cámara y yo para la fotografía que TÚ necesites.